fbpx Maratonista en la sierra – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Maratonista en la sierra

El Eco

Por Lorena Carmody

Mi maratón laboral empezó muy chica, tenía 15 años y conseguí mi primer trabajo como promotora en un supermercado de mi Viedma querida. En paralelo, hacía comidas los fines de semana para irme a estudiar a La Plata, a donde llegué y empecé a cursar y a trabajar de inmediato.

A mis 20 años, se incendió el departamento en el que vivía con dos de mis hermanas y fue terrible. Me decía a mí misma “después de tanto esfuerzo, tanto trabajo y me quedé con lo puesto”.

El desafío era no claudicar, seguir trabajando para terminar mi carrera y que mis hermanas también tuvieran la posibilidad de progresar. Y así fue, me gradué como Licenciada en Administración y mis hermanas en sus carreras. Siempre sentí que los obstáculos eran pruebas y que debía usarlos en mi beneficio, saliendo fortalecida de ellos.

Pasaron casi 24 años. En el medio, trabajé 18 años en Telefónica, que me aportó mucho. Desde lo profesional, lideré equipos de Ventas, Atención al Cliente, Comunicación y Marketing, y fue gerenciando proyectos de transformación, dentro del área de Calidad, donde terminé de formarme en Metodologías de Procesos y Gestión del Cambio. En paralelo, iniciaba mi carrera de Coaching Ontológico, para después especializarme en Mirada Sistémica y más tarde, completaba también mi formación como organizadora profesional de viviendas en la EAN.

Trabajando en consultoría, pude plasmar todo mi expertise y conocimiento en diferentes industrias y empezar a delinear mi propio método de mejora continua que bauticé AOT: Abrir-Organizar-Transformar.

Y llegó Tu Casa Tu Empresa. Sentía una inmensa necesidad de poder plasmar en algo propio mi pasión por la organización y los procesos, por gestionar la mejora desde lo técnico, pero con el foco puesto en lo humano, tanto en empresas como en casas.

El coaching fue la llave para poder animarme y celebro cada día mi “ser coach”, poniéndome al servicio de la búsqueda, el desafío y desarrollo de mis clientes.

Cuando desembarqué en Tandil, hace poco más de un año, mi idea era ofrecer mayormente servicios de organización para casas. Era una gran oportunidad porque había estudiado el mercado y en la ciudad nadie lo hacía aún. Al cabo de tres meses de estar en plena comunicación y acciones de promoción local, llegó la pandemia.

Y sí, como a tantos otros emprendedores, la pandemia me obligó a reinventarme y así como por un lado tuve que adaptarme a correr con los desniveles de las bellas sierras tandilenses (viniendo del plano de Buenos Aires), también fue momento de rediseñar mi propuesta de valor, enfocando toda mi energía en adaptar mis servicios a la virtualidad.

Cambió el terreno y el contexto, pero no mi objetivo, el de sumar bienestar a la vida de las personas mediante la organización y el coaching.

Así es como hoy, en plena pandemia, ofrezco servicios ciento por ciento virtuales. Confieso que si me lo decían hace dos años atrás, lo veía casi imposible.

Una vez más, el coaching es mi llave, la que me permite llegar a ustedes, mis queridos lectores; a mi audiencia en la radio, en la tele, en las redes sociales, ¡a mis clientes!

Una llave, que es mi logo, al que llegué, casi por casualidad, mezclando las letras de Tu Casa Tu Empresa… TCTE.

Una llave que me permite entrar a sus casas con el coaching para organizar y ayudarlos no sólo a ordenar sus espacios, sino también a diseñar los procesos que los ayuden a vivir mejor. A desafiar sus propias creencias, que muchas veces son tomadas como verdades absolutas.

Una llave que me permite acompañar a valientes personas que se animan a emprender, desde descubrir sus propósitos, a diseñar sus proyectos y convertirlos en planes de acción.

Una llave que me permite entrar a sus empresas con el coaching para potenciar a líderes y equipos, porque además de diseñar procesos óptimos, hay que fortalecer la comunicación, la capacitación, gestionar las resistencias y poder hacer acuerdos que nos ayuden a conseguir las metas que nos planteamos, ¡en equipo!

Amo mi trabajo. Siento que soy el resultado de muchos años de esfuerzo y agradezco haber tenido que luchar para conseguir lo que tengo y ser quién soy.

Tu Casa Tu Empresa integra mi pasión por la organización y los procesos y mi amor por el coaching y el liderazgo.

Así como yo logré adaptarme a correr maratones en la sierra viniendo del llano, te deseo el mejor maratón y que visualizar el arco de llegada, te ayude a convertir los obstáculos en oportunidades para seguir aprendiendo siempre.

Nos vemos pronto, gracias por el cariño de siempre y recuerden que pueden seguirme en @tucasatuempresa y visitar mi web: www.tucasatuempresa.com.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario