fbpx La defensa como bandera – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis
ENFOQUE

La defensa como bandera

En el piso, Scola, el capitán de un equipo que no “negocia” la entrega.

Agencia

 

Por Fernando Izquierdo, de esta Redacción

fernandoizquierdo@hotmail.com

 

 

En un deporte cuya consigna es hacer y no dejar hacer, la selección de Sergio Hernández parece tener la mitad del camino recorrido antes de cada partido. Es que, a esta altura del Mundial, su defensa parece ser una garantía y el disparador más confiable para soñar con otro episodio de gloria.

Está claro que las fantasías de Campazzo, el juego de pies del inoxidable Scola, los “firuletes” del talentosísimo Vildoza o las volcadas del granítico Deck suele ser aquello que atrae los flashes con más frecuencia.

Pero fuera de ello, Argentina ha edificado a través de su defensa un capital de gravitación inconmensurable para recuperar un sitio en la élite del básquetbol mundial.

Sacrificio, disciplina, prestancia y concentración son atributos que Hernández le ha sabido adosar a este equipo a la hora de proteger su aro.

Naturalmente, la predisposición es sólo un factor a la hora de realizar bien esa tarea. Las horas de trabajo para lograr un funcionamiento aceitado y un scouting apropiado para testear las calidades del rival de turno son, a menudo, tanto o más importantes.

La selección nacional ha sabido condensar en China todo ello para redondear un producto refinado que le ha brindado dividendos acaso insospechados.

Ver a Serbia o Francia lucir como equipos inexpertos,  obnubilados ante un adversario que le cierra todos los caminos, ha sido un indicio elocuente. Permanentes doblajes y cambios defensivos, sacrificio de los perimetrales para ensuciar el traslado o cortar línea de pase, internos dispuestos a fajarse y a salir a perseguir a un “petiso” aún a riesgo de quedar expuestos, o directamente manotazos quirúrgicos para arrebatar el balón han sido acciones que se han apreciado con asiduidad en la defensa argentina. Movimientos que nacen desde la actitud y que tienen su respaldo indispensable en la faz técnica, con escasas infracciones cometidas en relación a los riesgos asumidos.

Y con soluciones desde el banco que permiten que Hernández pueda rotar el personal con la certeza de que el esquema inicial no se resentirá y su equipo no resignará intensidad en la faceta defensiva.

La energía y el aporte en otros rubros que traen sustitutos como Laprovittola, Vildoza, Deck o Gallizzi hacen ver que el quinteto inicial es un asunto meramente nominal y que bien podría ser conformado con otros apellidos. Y son una contribución imprescindible, dado que mantener el nivel de exigencia durante cuarenta minutos con cinco jugadores es una utopía.

Todo, con un Scola como líder y de inevitable contagio. No hay forma de no emular en el esfuerzo a quien, a meses de cumplir 40, deja la piel en cada pelota y se sacrifica por el bien colectivo apartando su protagonismo si es necesario.

Con semejante producción en campo propio y un ataque fluido y pletórico de variantes, Argentina se ha transportado a un sitio de competitividad impensado acaso para propios y extraños. Con argumentos que le dan el derecho a soñar con llevarse todo.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario