fbpx Messi, el mejor, secundado por los zagueros centrales – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis
ACTUACIONES INDIVIDUALES

Messi, el mejor, secundado por los zagueros centrales

El rosarino sobresalió en el Mané Garrincha de Brasilia. “Cuti” Romero y Otamendi ofrecieron solvencia en el fondo.

Messi maniobra ante Giménez. El crack de Barcelona causó estragos con su zurda.

Agencia

Lionel Messi, como suele suceder, y la dupla central de Cristian Romero y Nicolás Otamendi, se convirtieron anoche en los puntos altos de una Argentina que despejó fantasmas y venció a Uruguay por 1-0, en Brasilia, por la segunda fecha del grupo A de la Copa América Brasil 2021.

Apenas un escalón por debajo, dentro de un rendimiento colectivo que no mostró fisuras de consideración y que redondeó un desempeño aceptable, aún sin generar tantas situaciones de riesgo, se ubicaron los mediocampistas Rodrigo De Paul y Guido Rodríguez, quien tuvo su bautismo de gol con la celeste y blanca y definió el pleito a los 12 minutos de la primera mitad.

También hubo una interesante tarea de Marcos Acuña, quien clausuró su sector izquierdo para la marca y además se ofreció como descarga para subir y generar peligro con sus proyecciones.

El detalle del rendimiento individual del equipo del DT Lionel Scaloni es el siguiente:

Emiliano Martínez: sobrio y firme, aun cuando Uruguay prácticamente no lo inquietó. Descolgó centros con naturalidad y quizás la única “mancha” resultó la tarjeta amarilla por demorar.

Nahuel Molina: sin mayores inconvenientes en la marca. Sorprendió en la primera etapa moviéndose como una suerte de pistón y queriendo pasar al ataque con asiduidad. Luego fue controlando sus impulsos pero tuvo un desempeño aceptable.

Cristian Romero: volvió la solidez que faltó en el compromiso inaugural ante Chile (1-1). El exBelgrano de Córdoba exhibió fortaleza y determinación para tomar en la marca a un delantero de la jerarquía de Edinson Cavani. Y además, cuando pudo, salió jugando con prestancia. Otro rendimiento más que aprobado.

Nicolás Otamendi: mejoró su cara respecto del estreno en la Copa América. Y se bancó la “pelea” con Luis Suárez, con más aciertos que equivocaciones. Una labor por demás plausible.

Marcos Acuña: Firme en la marca e interesante en la proyección. Mostró más aire que varios de sus compañeros, a punto tal que en el minuto 93 encaró una maniobra individual que bien podría haber definido él, pero buscó la compañía de Di María para terminar la jugada.

Rodrigo De Paul: un buen trabajo, sobre todo en el segundo tiempo, en el que fue criterioso para jugar y resultó inteligente para obstruir y recuperar el balón. De lo mejor del exRacing en el ciclo de Lionel Scaloni.

Guido Rodríguez: la rueda de auxilio que necesitaba el mediocampo argentino cumplió con creces. No sólo por el cabezazo que representó la victoria (ganando en el salto en el área rival) sino por su capacidad de ubicación.

Giovani Lo Celso: quizás menos determinante que en el choque ante los chilenos. Se lo notó cansado y terminó saliendo por un golpe. Fue reemplazado por Exequiel Palacios, en el tramo inicial del segundo tiempo.

Lionel Messi: otra vez la figura del equipo albiceleste. Por su jerarquía individual, por su compromiso con la gambeta y por la inteligencia para proteger la pelota, sobre todo en el tramo final del partido, cuando Uruguay se desesperaba por llegar al empate. El 10 del Barcelona no tuvo casi remates francos al arco en esta ocasión (excepto uno en el arranque), pero aportó como siempre ese toque de distinción para ganar el balón cuando el equipo más lo necesitaba.

Lautaro Martínez: flojo partido del atacante de Inter. De movida nomás, a los 6 minutos en el reloj, perdió un tanto increíble, al capturar mal un rebote en Muslera, tras remate de Messi. Y luego chocó más con los defensores celestes de lo que pudo ofrecer como aspectos positivos. Fue sustituido por Joaquín Correa.

Nicolás González: empezó con los bríos del encuentro pasado ante Chile y luego fue perdiendo precisión, a medida que le ganó el cansancio.

Exequiel Palacios: importante para otorgar equilibrio en la zona central, en el ingreso por Lo Celso.

Joaquín Correa: no anduvo eficaz en el control de la pelota y exhibió poca participación en el juego. Además, fue amonestado por una fuerte infracción sobre el cierre. Discreta labor.

Ángel Di María: aportó corridas, el sacrificio de siempre, pero fue poco claro y resolutivo para finalizar algunas maniobras de contra.

Germán Pezzella: entró en el descuento y con el único objetivo de sumarse a la zaga central por si el combinado uruguayo llenaba de centros el área en el tramo final del partido. Casi ni intervino en el juego. (Télam).-

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario