fbpx El futuro se centra en Internet – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El futuro se centra en Internet

El Eco

Las innovaciones tecnológicas de los últimos años han transformado por completo el mundo, consiguiendo un desarrollo a nivel digital que era impensable hace tan solo una década. De hecho, el sector de la informática ha sido el que ha dominado este fenómeno, especialmente gracias a la democratización de la telefonía móvil y del acceso de Internet.

La gran mayoría de la gente puede acceder a la red desde cualquier punto del planeta, conectándose en cuestión de segundos para aprovechar las múltiples oportunidades que nos ofrece el ámbito digital. Además, la rapidez de todos estos cambios ha sido más sorprendente de lo esperado, ya que aspectos como las redes 5G, la realidad virtual o la realidad paralela se están implantando a una velocidad de vértigo.

Esta última permite que dos personas puedan observar cosas distintas a través de la misma pantalla, sin emplear ningún tipo de complemento adicional. Por lo tanto, generar experiencias únicas a nivel individual es mucho más sencillo, algo que supone un avance espectacular y que comenzará a instalarse en Estados Unidos durante los próximos meses.

Eso sí, muchas compañías internacionales llevan trabajando desde hace varios años en este tipo de iniciativas, tratando de multiplicar las oportunidades comerciales o sociales de estas innovaciones. Así, todo apunta a que el futuro de nuestra sociedad reside inevitablemente en Internet, por lo que todas las organizaciones cada vez invierten más recursos en la red, con el objetivo principal de aprovechar al máximo todas las herramientas que nos ofrece.

La industria del ocio y el entretenimiento, uno de los sectores que más ha apostado por la digitalización

Dentro de este fenómeno, la industria del ocio y el entretenimiento está teniendo un papel claramente protagonista, ya que muchas de sus empresas lideran la inversión en el ámbito digital y han conseguido desplazar a otros competidores tradicionales. Algunos de los casos más notables los podemos observar en las plataformas de streaming, los videojuegos o el eGaming, que han adelantado en ingresos a otros sectores como el cine, la música o los casinos.

Por ejemplo, a través de Netflix podemos acceder a un catálogo mucho mayor que el ofrecido por cualquier sala de cine, y a un precio ridículo si lo comparamos con la gran variedad de la oferta. Al mismo tiempo, a través de unos pocos clics podemos disfrutar de tragaperras de dinero real, algo que es impensable en un formato físico debido a la gran cantidad de costes que tendría que abordar cualquier compañía tradicional.

Además, el gran beneficiado de toda esta transformación está siendo principalmente el usuario, ya que aumenta la oferta, la competencia y la relación calidad-precio. De esta manera, tenemos la posibilidad de elegir entre un amplio abanico de posibilidades, contando con una red que nos ofrece unas garantías de seguridad nunca vistas hasta el momento.

Los avances siguen produciéndose, por lo que se seguirán produciendo transformaciones en todos los ámbitos

Finalmente, merece la pena señalar que todos estos avances seguirán produciéndose a medio plazo, por lo que es indispensable que los países se sumen a estas nuevas corrientes tecnológicas para poder aprovechar cualquier oportunidad y no quedarse rezagados. De hecho, hace unos meses se consiguió establecer la conexión a Internet más rápida de la historia usando un sistema de cableado común, por lo que todos los pronósticos apuntan a que los dispositivos cada vez serán más capaces de asumir este tipo de velocidades.

Por consiguiente, el futuro inmediato se centra en Internet, una tendencia que se va a mantener a lo largo del tiempo de forma inevitable. Eso sí, todavía no podemos predecir los nuevos cambios que se producirán en nuestra sociedad, pero lo que parece seguro es que seguirán beneficiando a aquellas personas, empresas e instituciones que se vuelquen en el ámbito digital.

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja un comentario