fbpx Avanza la vacuna contra la Escherichia coli para aplicar en bovinos y reducir la transmisión a los humanos – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Avanza la vacuna contra la Escherichia coli para aplicar en bovinos y reducir la transmisión a los humanos

Investigadores del Civetan, junto a profesionales chilenos, probarán la inyección en vacas preñadas para detectar anticuerpos y ver si disminuye la eliminación de la bacteria en materia fecal, lo que evitaría la posterior contaminación. Por otro lado, buscan siempre desterrar el mito de que el Síndrome Urémico Hemolítico se transmite solamente por el consumo de carnes.

El Eco

Desde el Laboratorio de Inmunoquimica y Biotecnología de la facultad de Ciencias Veterinarias, investigadores de Conicet y de CIC, que integran el Centro de Investigación Veterinaria de Tandil (Civetan), hace años vienen trabajando en reservorios, alimentos y medioambiente, buscando y caracterizando la bacteria que produce el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH).

A raíz de esto, comenzaron a trabajar mancomunadamente con el grupo del doctor Roberto Vidal y su equipo, de la Universidad de Chile, y gracias a las investigaciones conjuntas lograron una quimera que explicó son proteínas de la membrana externa de la bacteria. La vacuna será aplicada en animales, para evitar que la Escherichia coli se traslade a las personas.

Según explicó a este Diario la doctora Nora Lía Padola, una de las referentes en el tema y que hace más de 15 años lleva adelante este estudio, se probarán las proteínas de membrana externa de Escherichia coli. productora de Toxina Shiga, que es la bacteria productora de SUH. “Se probarán en bovinos, que son unos de los principales reservorios de la bacteria para detectar anticuerpos y ver si disminuye la eliminación de ésta en materia fecal, lo que evitaría la posterior contaminación”, detalló.

El reservorio

Tal como anticipó Padola, será esta herramienta lo que van a estar probando en un mes aproximadamente en bovinos, con la intención de conocer si funciona y disminuye la eliminación de la Escherichia coli a través de la materia fecal, y así evitar que llegue a los humanos. “Muy contentos y con un gran desafío por delante”, manifestó la médica veterinaria e investigadora, también en conversación con el ciclo Tandil Despierta de Eco TV y Tandil FM (104.1)

“Siempre digo que el SUH es una de las enfermedades típicas de lo que es el paradigma de una salud, donde interviene tanto lo humano como lo animal y medioambiental”, sostuvo.

Si bien están trabajando desde diferentes grupos en lo que refiere al control de los alimentos, como en frigoríficos, para coartar el avance de la bacteria al hombre, determinó que siempre apostaron a enfocarse en el primer eslabón de esta cadena: el reservorio.

Justamente aclaró que se trata de un aspecto difícil, ya que no padece la enfermedad ni presenta síntomas, entonces se complejiza la aplicación del control. Fundamentalmente, la vacuna se aplicará en animales preñados, como para poder hacer el seguimiento luego a los terneros.

El mito de la carne picada

“Veremos en unos meses qué resultados tenemos”, planteó expectante. La experta explicó que el objetivo es que disminuya la cantidad de bacterias en la materia fecal, ya que “siempre” está presente en el tracto gastrointestinal del bovino.

Por otro lado, buscan activar la producción de anticuerpos que ya han visto que el mismo animal los tiene contra las proteínas de esa bacteria, así que esperan tener una buena respuesta inmunitaria.

Según planteó, la problemática está en que el bovino llega al frigorífico eliminando la bacteria de Escherichia coli, a su vez contamina el cuero, generando riesgos. “Se ha visto que hay un problema importante en el contacto de los chicos con el cuero de los animales, los terneritos, el ambiente y por eso, apostamos a disminuir la eliminación”, expresó.

Reveló que el SUH empezó a ser reconocido como la “enfermedad de las hamburguesas” y si bien ese producto de carne picada es un medio de transmisión, advirtió que últimamente se han visto muchos casos relacionados con el contacto medioambiental, así como por contacto directo con los animales, e incluso transmisión persona a persona.

“Tenemos que desterrar ese mito de que el SUH se transmite solamente por el consumo de carnes”, aseveró, agregando que la contaminación cruzada es otro inconveniente significativo que ocurre en los lugares donde se elaboran alimentos.

La importancia de la higiene

Profundizando sobre esta liberación de la bacteria al medioambiente a través de la materia fecal, han estudiado su sobrevida, entendiendo que puede permanecer hasta cuatro meses en el agua y un poco menos en la tierra.

Esto genera un escenario propicio para la reinfección tanto para los animales como para la gente que está trabajando en el campo, que de hecho hasta puede llevarla en sus prendas o calzados hasta su casa y así transmitirla.

“Con menos de cien bacterias se puede producir el Síndrome Urémico Hemolítico, y es bastante grave, porque la evolución de los casos más recientes de Argentina en los últimos años han sido bastante patógenos”, señaló.

Aclaró que en todos los casos la contaminación se da de manera fecal-oral, y que los seres humanos pueden ser tanto eliminadores como portadores, por eso la importancia elemental de una buena higiene con lavado correcto de manos.

Padola explicó que ahora ha aumentado un poco la edad de los afectados, iniciando a los cinco meses y extendiéndose hasta la adolescencia, cuando antes era frecuente hasta los seis años. “Esto es porque tienen mayor expresión de receptores para la toxina que produce bacteria”, dispuso.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario