fbpx Cartas de lectores – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Cartas de lectores

Deuda infinita

 

Señor director:

El  gobierno se endeudó con el FMI, en cifras astronómicas prácticamente impagables, al menos con dinero, prometió que no lo iba a hacer, (los poderosos no ayudan a los que están de caída) ¿cuál fue el verdadero motivo o razón que lo llevó a quebrantar su palabra?  (Innegable es que, hubo acuerdos que no desean que el pueblo sepa),  ¿Por qué nos prestan dolares siendo un país incumplidor en sus juramentos, Improvisado e inexperto en el manejo de la economía.

Argentina persiste económicamente distorsionada  en terapia intensiva, débil, frente a una deuda externa inmensa e impagable que nos trae toda clase de conflictos, debe: 300.000.000 millones de dólares,  más intereses, 120.000.000 millones en cuentas privadas, más intereses, 51.000.000 al FMI  (por ahora), más intereses, 3000.000.000 millones que sacaron las corporaciones nacionales y extranjeras los especuladores golondrinas del país, que no son solamente extranjeros, también son Argentinos.  La población ya no puede respirar, se necesita de infusiones constantes de más y más dólares “frescos” para mantenerla viva.

¿Cómo podríamos entender? El misterio de la economía argentina?

El dinero que recibimos prestado lo desviamos para pagar deudas del pasado  del presente y del futuro, grave error, los “economistas inteligentes” (hay honestos también pero no los escuchan) que desarrollan montañas de palabras que no dicen nada! Tratan de embaucarnos con  mentiras de una realidad que no existe, que nos hace daño a todos los habitantes, si se construye más deuda ocasiona más lentitud en el crecimiento del País y, cuanto mayor aumenta en forma constante la “temida pobreza”, con todo lo que ello arrastra, varias generaciones no escaparan de la pobreza en Argentina.

Don José de San Martin: ¡Viviremos en pelotas pero con lo nuestro! Pero ni pensar que podemos salir a “flote”  sin educación, sin trabajo., ¡si trabajo!,  Echar manos a las cosas! Inmigrantes, trabajadores especializados en variedad de oficios, ellos que colaboraron  con sus esfuerzos logrando un crecimiento extraordinario en el País en la marcha hacia el futuro, con un nivel de vida superior (1880 – 1930), al que tenemos hoy (que es lamentable). Podríamos integrarnos al mundo, pero no solamente porque somos un “País rico”, ¿por qué somos ricos?, simplemente porque tenemos, papas, cebollas, carne? Etc. etc.

Un País tan rico con políticos de mente tan pobres, la riqueza de un pueblo no se construye de un gobierno de este o aquel color, se construye con sus habitantes, en plena acción, y el gobierno que corresponda con su responsabilidad de atender al pueblo, ¿Por qué los obreros tienen que mendigar un bono? Si no les otorgan un salario digno todo se desmorona, y avanza la ociosidad, los hace esclavos de las dádivas porque han perdido la cultura del trabajo y deambulan por ahí  no dejando al país en paz ni a la sociedad, el gobierno es el único responsable.

No solo económicamente, sino social mente, el pueblo argentino es muy instruido, inteligente, en el primer mundo nos consideran como idóneos, médicos, estudiantes, profesionales trabajadores especializados, esos atributos han sido ganados por el estudio y trabajo duro a través de la auto disciplina, información correcta y detallada, no generalizada que nos quiere imponer la propaganda falsa que tratan de imponernos, y alinearnos desde los medios que penetran en nuestros hogares con lenguaje soez como se expresan en televisión. Entonces ¿Por qué vivimos como vivimos?

Elias  Estanislao  Peuscovich

 

Las Sierras en la agenda

 

Señor Director:

Las Sierras son una maravilla de la Naturaleza y, generación tras generación, la base de nuestra identidad tandilense. Los usos inadecuados motivan una extensa lucha para garantizar el cuidado ambiental y que sigan siendo un paisaje que todos podamos caminar.

Extensos antecedentes de lucha lograron un importante avance en el 2010, cuando se aprobó la Ley 12456 que declara paisaje protegido al área poligonal determinada por las rutas 226, 74 y 30, lo cual significa que “poseerán carácter de acceso público, tendiendo al bienestar común, con el fin de elevar la calidad de vida de la población y la protección del medio (Ley 12704, Art.1) 

A contramano de la normativa existente  y de la voluntad comunitaria de preservación, en los últimos años crecieron vertiginosamente  los usos inadecuados y los impedimentos para caminar las sierras.

Las autoridades que no cumplen ni hacen cumplir la ley en connivencia con el  interés inmobiliario han generado esta situación.  Hablan de “poner en valor” las Sierras porque no reconocen el valor en sí de las mismas y la responsabilidad de cuidarlas. Por el contrario creen que las intervenciones públicas y privadas que las artificializan son creación de valor. Consideramos totalmente equivocada esta visión.

Con los conocimientos y posibilidades actuales, progreso es preservarlas  y  crear valor es garantizar su  existencia tal como son naturalmente localizando los elementos artificiales en las áreas apropiadas no serranas.  Justamente, si  las inversiones crean valor, sería bueno que no resten los existentes. No debería verse como una restricción un ordenamiento razonable y responsable, que suma valor y hace un Tandil mejor para todos, incluso para los inversores.  Hoteles, casas, caminos, iluminación, estacionamientos, parquizaciones, circuitos de motos, mejoran la ciudad cuando se hacen en los lugares adecuados, no sobre las Sierras. Por el contrario, la vulneración de criterios ambientales  por intervenciones que se apropian del valor natural y al mismo tiempo lo destruyen,  son y serán una pérdida irreparable para Tandil.

Todos los ciudadanos aceptamos regulaciones y esto es imprescindible para sustentar la existencia misma de la Naturaleza de la cual dependemos  y la convivencia social. Por consiguiente, el modo de ejercer la propiedad privada no puede ser el exclusivo arbitrio de un particular sino que debe ajustarse a las pautas establecidas en las distintas regulaciones y el ordenamiento territorial. Por eso, no tienen razón quienes  invocan derechos a construir en áreas que no son urbanas.  No son propietarios a los que se les coarta un derecho adquirido, sino particulares que pretenden un uso distinto al que tenían y contrario al ordenamiento general que todos aceptamos.

Por ello, si el objetivo es garantizar el acceso a las Sierras a las presentes y futuras generaciones es imprescindible hacer cumplir las leyes existentes y completar los instrumentos pendientes, entre otros los siguientes:

1-Inscribir en la provincia la restricción a la construcción en las zonas no hay agua suficiente ni posibilidades de hacer un tratamiento de efluentes (Ley 8912/77 art 101). Esto es particularmente importante  en loteos antiguos (Ejemplo Villa del Lago y Cerro Granito) que no cumplen con las condiciones de aptitud para uso residencial  establecidas por dicha ley general de uso del suelo.

2-Elaborar el Plan de Manejo de la Zona Protegida Sierras de Tandil establecida por el Plan de Ordenamiento, pendiente desde hace varios años.  Aun cuando se prorrogó la fecha original dos períodos de 540 días,  debió estar vigente hace 7 años. Mientras tanto se usan medidas transitorias aplicadas con laxitud y arbitrariedad que dan como resultado la invasión de construcciones que vemos en las Sierras.

3- Completar el proceso de elaboración del Plan de Manejo de la Ley de Paisaje Protegido en sus aspectos  normativo  y operativo, de modo de garantizar los objetivos de conservación, acceso público, monitoreo y control y educación ambiental.

Las Sierras son un Patrimonio Natural y Cultural de Tandil,  de acceso público por historia, cultura y leyes vigentes.  Hacerlas  cumplir, completarlas, consolidar e instrumentar  el marco ya existente  es  previo a la discusión de un sistema de senderos.  Si así no fuera,  más allá de la intención, podrían  significar un  retroceso de derechos, limitando el acceso público sólo a los mismos y fomentando la presión de ocupación, de usos y prácticas incompatibles con la capacidad de carga del ecosistema serrano.

Es muy saludable para nuestra democracia que un tema tan importante para las actuales y futuras generaciones sea puesto en la agenda. Entendemos que la preservación de las Sierras y el acceso público a las mismas es una causa de Tandil. Por eso  esperamos que todos aquellos que aspiran a ser representantes del pueblo se comprometan  realmente con una política concreta, sincera y efectiva de preservación de las Sierras.

Asamblea en defensa de las Sierras de Tandil

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario