fbpx El Hospital de Niños celebra otro aniversario, con el desafío de adaptarse a las demandas del contexto – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El Hospital de Niños celebra otro aniversario, con el desafío de adaptarse a las demandas del contexto

Tras una reestructuración interna, que se concretó en los primeros meses de la pandemia, actualmente extendió la edad de atención de pacientes en Guardia e incorporó en sus instalaciones el servicio de Maternidad. En pleno proceso de expansión, la situación actual frenó el impulso que tenían algunos proyectos. Sin embargo, potenció otros, como la instalación de un laboratorio de biología molecular. El centro asistencial cubre la mayoría de las especialidades y es referente en la región.

Mariano Leunda

El Hospital de Niños “Dr. Debilio Blanco Villegas” celebra hoy el 13er. aniversario de su inauguración, en otro año atravesado por la pandemia del coronavirus. A lo largo de su breve historia, mantuvo un crecimiento sostenido y logró posicionarse como un centro de referencia para la región, incorporando nuevas especialidades, profesionales, servicios y aparatología, y una mejora en la capacidad de atención.

A casi un año y medio de pandemia, el centro asistencial pediátrico apuesta por expandirse y mejorar a diario, pese a que el contexto obligó a postergar algunos de los proyectos que estaban en marcha y a adaptarse a las demandas que fueron apareciendo en las distintas etapas.

A la reestructuración interna que se planteó en abril de 2020, puso a disposición espacios para la internación de pacientes y la atención en la Guardia hasta los 18 años.

Por otro lado, desde abril pasado el sector de Maternidad del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Municipal “Ramón Santamarina” funciona en el primer piso del centro asistencial pediátrico, como parte de una estrategia sanitaria que adoptó el Sistema Integrado de Salud Pública que permitió liberar unas 15 camas en el inicio de la segunda ola de contagios.

Asimismo, se prevé el traslado del vacunatorio que funciona en el Hospital de Niños a un inmueble ubicado en Maipú y Rodríguez y ese espacio liberado será utilizado para otro proyecto.

“En distintos momentos, fue variando lo que hacíamos para ir acompañando lo que la ciudad necesitaba en la pandemia”, sostuvo la directora médica del centro asistencial pediátrico, Manuela Beazley.

Sin embargo, el escenario de pandemia generó otros proyectos para responder a la demanda inmediata, pero que se presentan como oportunidad para incorporar nuevos servicios, como la pronta inauguración del laboratorio de biología molecular.

“El crecimiento del Hospital de Niños en estos 13 años fue tan exponencial que lleva a que estemos todo el tiempo con nuevos desafíos, y eso es posible porque hay una gran avidez por mejorar”, enfatizó.

La médica pediatra recordó que la historia comenzó con una institución “muy pequeña” y “cada vez es más grande. Hay mucho afán por seguir creciendo en todos los aspectos en los que ya venimos y en otros, también”.

Las distintas etapas

Manuela Beazley, que hace tres años se encuentra a cargo de la dirección médica del Hospital de Niños, indicó que el aniversario “nos encuentra a todos muy cansados, a un año y medio de pandemia, pero con las mismas fuerzas en tratar de dar la mejor respuesta posible a lo que se necesite en la ciudad”.

Bajo esa premisa, adaptó su funcionamiento a las distintas demandas que presentó el contexto, en sus distintos momentos. En abril del año pasado, en el marco de la emergencia sanitaria, se implementaron medidas para optimizar el funcionamiento del Hospital, como la modificación de los accesos y una reorganización interna.

Así, el esquema dividió el edificio en dos sectores bien definidos de atención ambulatoria e internación, el rojo para pacientes con patologías respiratorias o fiebre, y otro verde, para la atención de patologías no respiratorias.

Si bien la experiencia demuestra que el virus resulta “más benevolente” en la población pediátrica, aún persiste la reestructuración con señalización interna, cartelería e indicadores que permiten direccionar al área correspondiente.

“La pandemia tuvo distintos momentos; al principio no sabíamos qué iba a pasar y recién en agosto empezamos a notar un incremento en los casos”, que tuvo su primer pico en octubre del año pasado. “Tuvimos que transitar acorde a cómo iban sucediendo, con la suficiente flexibilidad como para ir cambiando lo que se necesitaba de nosotros”, expresó.

Actualmente, la Guardia extendió la atención de pacientes de hasta 18 años, cuando el rango es hasta los 15, el sector de internación también recibe adultos cuando se requiere, mientras que las médicas residentes de pediatría colaboraron con la atención de adultos.

“La realidad es que tuvimos que adaptarnos a lo que se va requiriendo de nosotros”, definió y resaltó que la pandemia de Covid-19 fue “más benévola” con la población pediátrica, “algo que al principio tampoco estaba tan claro que iba a ser así”.

La atención y las especialidades

En el Hospital de Niños se atienden prácticamente todas las especialidades pediátricas. El edificio cuenta con una estructura funcional de ocho consultorios, en los que se alternan especialistas en pediatría clínica y subespecialidades como alergología, cardiología, cirugía, dermatología, endocrinología, fonoaudiología, gastroenterología, ginecología, inmunología, kinesiología, nefrología, neumonología, nutrición, traumatología, oftalmología, odontología, otorrinolaringología, psicología, psiquiatría y psicopedagogía. Además, trabaja un equipo de desarrollo infantil y un especialista en neurología y neurocirugía.

En los consultorios externos, el promedio de atención es de 150 pacientes por día. En la Guardia, el movimiento es distinto y los indicadores se ubican por encima de los del año pasado, en la época mayor confinamiento, y por debajo de los de 2019.

“Se están atendiendo las especialidades prácticamente en forma normal, no estamos haciendo distinción respecto a años anteriores”, indicó Beazley.

-En este último año, ¿el Hospital incorporó algún servicio?

-No tenemos neurocirugía infantil en la ciudad, pero sí tenemos mucha vinculación con los especialistas de Mar del Plata, que siempre nos dieron una respuesta cuando lo necesitamos. De alguna manera esa colaboración se formalizó, generando un contrato con un profesional que viene a la ciudad una vez por mes para atender a los pacientes y se articula muy fácilmente en caso de una derivación.

-¿Qué proyectos quedan pendientes?

-En 2019 habíamos comenzado con algunas cirugías en el Hospital de Niños que no pudimos continuar. La pandemia puso un freno en algunos aspectos de crecimiento para enfocarnos en lo que sucedía. Hay cosas que no pudimos poner en marcha del todo como hubiésemos querido. Está todo en carpeta, absolutamente pensado para continuarlos ni bien podamos, como la apertura de una farmacia.

 

El laboratorio de biología molecular, una importante incorporación

La donación de un equipo ciclador valuado en 44 mil dólares por parte de Graciela Quintans, viuda de Jorge Blanco Villegas, permitió avanzar con la instalación de un laboratorio de biología molecular en el Hospital de Niños.

El dispositivo se puede utilizar para realizar los análisis de las pruebas PCR de diagnóstico de Covid-19, además de la detección de otros patógenos.

“Es una incorporación muy importante”, celebró Manuela Beazley, que aseguró que se están haciendo las “últimas pruebas” para ponerlo en marcha en poco tiempo.

Una de las salas disponibles en el primer piso fue reacondicionada y preparada para recibir la nueva aparatología. “Ya está casi listo para comenzar a procesar muestras”, adelantó la directora médica sobre la creación de un nuevo servicio que potenciará el perfil de la institución médica tandilense.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario