fbpx En 2019 el Impuesto Inmobiliario Rural subirá un 38 por ciento y el sector local se siente traicionado – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

En 2019 el Impuesto Inmobiliario Rural subirá un 38 por ciento y el sector local se siente traicionado

Desde Federación Agraria Tandil advirtieron que va en contra de los principios de la entidad, que considera que la tierra no es un producto de mercado. Afirmaron que el Estado se queda con más del 60 por ciento de la producción, mientras que a los pequeños y medianos productores el 40 restante no les alcanza. “Basta de relatos, no hay reglas de juego claras”, aseveraron.

El Eco

Tras semanas de expectativa y con el presupuesto nacional encaminado en la Legislatura, la gobernadora María Eugenia Vidal finalmente dio a conocer su propuesta para la asignación presupuestaria 2019. A tono con la Casa Rosada, prima el impuestazo, ya que a partir de 2019 los productores bonaerenses pagarán un 38 por ciento más en concepto de Impuesto Inmobiliario Rural.

Al igual que el presupuesto nacional, la gobernación provincial apostó a una excelente cosecha de trigo y cebada, con rindes que estiman “de buenos a muy buenos”, situación que se traslada a los cultivos de verano, como girasol y maíz. Sin embargo, esta suposición no contenta a los sectores rurales, ya que los números para ellos no están cerrando por ningún lado.

Por tal motivo, desde la Federación Agraria Argentina (FAA), filial Tandil, han dado a conocer a través de un comunicado su crítica postura ante el presupuesto 2019 de Vidal, alertando que mientras se siguen elevando los costos, desaparecen pequeños y medianos productores, cierran tambos y deben liquidar su capital “para poder pagar impuestos y honrar las deudas”.

“El aumento del inmobiliario rural en la provincia de Buenos Aires nos pone una vez más la soga al cuello”, esbozaron, asegurando que se trata de una carga distorsiva que graba la tenencia de la tierra, sin considerar cuánto produce ni el riesgo de trabajarla. En este sentido, advirtieron que tal determinación va en contra de los principios de la FAA, que considera que la tierra no es un producto de mercado, regulado por la oferta y la demanda. Por el contrario, destacaron estar convencidos que se debe trabajar en la implementación de una nueva forma de tributación sobre la tierra, que considere la productividad y la producción, y no la tenencia.

“Así es imposible seguir”

“Basta de relato, estamos frente a otro impuestazo”, enfatizaron. Desde la entidad local manifestaron que la situación de los pequeños y medianos productores del campo argentino no es ajena a lo que ocurre con todas las Pymes del país, y “no da para más”. “Estamos preocupados, alarmados, ante la falta de respuestas, la incapacidad y la falta de voluntad de muchos funcionarios por comprender nuestra realidad”, lamentaron.

Asimismo, subrayaron que las familias rurales no pueden más, incluso los trabajadores se sienten decepcionados frente a un gobierno en el que han depositado su confianza. “Nos traicionó, con su voracidad para implementar impuestazos año tras año”, lapidaron.

En tanto la situación se vuelve cada vez más insostenible, reclamaron que “así es imposible seguir”, ya que según dieron a conocer el Estado se queda con más del 60 por ciento de lo que producen, mientras que el 40 restante les debe alcanzar para solventar los costos y vivir.

Cabe destacar que a esto se suma el reciente aumento del siete por ciento en el precio del gasoil, lo que impacta directamente en la producción agropecuaria, que en lo que va del año roza el 70 por ciento, mientras que en la comparación interanual la suba llega al 102. Así, el acumulado representa un esfuerzo extra cercano a los 4.000 millones de pesos para la presente campaña. “El combustible aumentó 13 veces en el año, los costos están dolarizados, la inflación nos pasa por encima”, resumieron.

El titular de Federación Agracia, Luis García

“¿Qué negocio es viable así? ¿Qué empresa puede funcionar? ¿Qué proyecto de país es viable sin un sector productivo  vigoroso y rentable?”, se cuestionaron desde FAA local, a la vez que añadieron que no hay acceso al crédito, no hay financiación, ni reglas de juego claras. El análisis apunta a que empezaron la campaña bajo determinadas reglas, pero a mitad de camino las cambiaron, “porque necesitaban caja, más caja”. De esta manera, apuntaron a que la distorsión impositiva, con la carga sobre los Ingresos Brutos a la cabeza, es insostenible.

“Hemos puesto el hombro en los momentos más difíciles. Sabemos producir y trabajar. Y sabemos que podemos hacerlo bien, cada vez mejor. No sigan traicionando nuestra confianza ni nuestras expectativas”, sugirieron en su comunicado los referentes tandilenses.

 

Un presupuesto equilibrado

Por su parte, en una entrevista con El Eco Multimedios, el ministro de Agroindustria bonaerense Leonardo Sarquís dijo que no ha recibido por parte de las entidades un grado de disconformidad demasiado importante al respecto del impuesto inmobiliario.

Teniendo en cuenta la situación del país en general, sostuvo que el aumento del 38 por ciento claramente genera impacto, pero señaló que hay que tener en cuenta que es un monto menor a lo que refleja la inflación del año.

En segundo lugar, aseguró que la provincia continúa con el plan de ir bajando los Ingresos Brutos (IIBB) en forma progresiva, alcanzando una alícuota del 1,5 al 0,65 por ciento. Según dijo, esto significa que más de la mitad de la gente ligada a la agroindustria va a pagar un menor porcentaje de IIBB. Asimismo recordó que los productores con menos de 50 hectáreas y de cinco millones de facturación no pagan ninguno de esos dos impuestos.

“Yo hablo de un presupuesto equilibrado ya hay que mirarlo de una forma global, porque también hay un plan muy importante de obras e inversiones para el sector que no se van a suspender”, afirmó, insistiendo en que el país está en una situación económica compleja y es necesario seguir trabajando en equilibrar la balanza.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario