fbpx En Gardey, volvieron a denunciar fumigaciones a pocos metros de las casas y con viento a favor – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

En Gardey, volvieron a denunciar fumigaciones a pocos metros de las casas y con viento a favor

Gerardo Agüero y su mujer comenzaron a sentir "olor a veneno" cuando se dieron vuelta vieron al mosquito pulverizando el potrero del campo "San Juan", a menos de 30 metros de su casa. Filmaron la situación y con la junta vecinal "Por un Ambiente Saludable" lo denunciaron, aunque no es la primera vez. Esperan que se modifique la ordenanza actual "por la salud de la gente".

El Eco

Un video grabado por un vecino de Gardey tomó el momento preciso en que una máquina ¨mosquito¨ pulverizaba y fumigaba en un predio a pocos metros de su casa. Pablo Orcajo, quien representa a la junta vecinal “Por un Ambiente Saludable” contó que esto sucedió el jueves 11 de Junio, el mismo día en que los investigadores de Unicen expusieron virtualmente sobre el informe de las quince escuelas rurales fumigadas en Tandil.

Esto sucedió al mediodía, en la “Estancia Don Juan” sobre la calle 21, lindera al pueblo, y a menos de 30 metros de los testigos. “Gerardo Agüero y su mujer estaban en el patio de su casa y empezaron a sentir un fuerte olor a veneno, al girarse vieron directamente al mosquito fumigando el campo”, explicó, indicando que al haber viento hacia ese lado era más potente aún.

No es la primera vez que esta familia padece esas acciones del campo que tienen frente a su casa, cruzando la calle de tierra, tampoco es la primera vez que denuncian que esos químicos llegan hasta sus pulmones y los de sus hijos.

Con y sin receta agronómica

La pareja se comunicó inmediatamente con Héctor Creparula, director de Medioambiente del Municipio, y a la vez con Orcajo, que también vive a 50 metros de ese establecimiento. Juntos y en representación por la Junta de “Vecinos por un Ambiente Saludable”, integrada también por gente de La Porteña y el establecimiento de producción agroecológica Monte Callado, decidieron hacer la denuncia. La acusación fue realizada en las defensorías del Pueblo local y provincial.

“Lo que nos contestó Creparula fue que contaban con la presentación de receta agronómica, que es lo que exige la ordenanza, pero eso a nosotros ya no nos alcanza porque es una ley muy permisiva”, consideró, resaltando que les están fumigando a sólo 30 metros y con viento hacia el pueblo.

Los vecinos tuvieron acceso y pudieron mirar la receta que presentaron para realizar la pulverización, allí advirtieron la presencia de Glisfosato, entre otros plaguicidas. “Es realmente una locura”, exclamó.

Modificar la ordenanza local vigente

Orcajo también recordó que a esta misma estancia la vienen denunciando desde hace tiempo, porque el año pasado fumigaron dos veces sin presentar la fórmula agronómica, por lo tanto no saben qué aplicaron. “Judicializamos el tema, pedimos una cautelar con una distancia de 1500 metros a respetar tanto para con el pueblo como con la escuela, pero el Juez Francisco Augusto Blanc no nos dio ese trecho”, recordó.

La intención es apelar la medida en el Juzgado de Azul, pero además, como consideran que se trata de “un problemón”, piden a la población en general que acompañe para que el Concejo Deliberante apruebe el anteproyecto presentado en 2018 por los integrantes de la ONG Bios, Graciela Canziani y Claudio Lowy, que apuestan a que se modifique la Ordenanza 12.316/2011. De hecho, la semana pasada hubo avances en ese sentido, ya que los autores fueron recibidos por la Comisión de Producción y Ambiente del Legislativo, que empezó a dar los primeros pasos en la introducción al tema y se comprometió a continuar ese trabajo cada 15 días.

“Sabemos que va a haber mucha resistencia, porque hay una cuestión de dinero, porque el productor agropecuario lo calcula así y no entiende que está generando serios problemas para la salud de las poblaciones”, sostuvo el representante de los vecinos.

Finalmente, pidió encontrar una solución pronta para esto, porque no se puede sostener un sistema de producción de alimentos en base al envenenamiento. “Los arroyos, el suelo y el aire tienen agrotóxicos”, lamentó, esperando que pronto se pueda cambiar la mentalidad.

El marco legal en Tandil

La Ordenanza 12.316/11 aprobada el 14 de abril de 2011 por el Concejo Deliberante de Tandil establece dentro de las indicadas como “Zona Urbana y Área Complementaria” en el plano 4 de Zonificación del Plan de Desarrollo Territorial (Plano en Anexo I), la utilización de productos químicos de uso agropecuario destinado a la aplicación en el control y/o manejo de adversidades o a la fertilización agrícola y/o forestal.

En el inciso b del artículo 1ro. citado en el párrafo precedente, se establece que hasta 300 metros del límite exterior de las Zonas A y B de María Ignacia, Gardey y de la última línea de edificación en el resto de los núcleos de población consolidada corresponderán las mismas regulaciones que en la denominada Zona Adyacente Ampliada.

La ordenanza local toma las recomendaciones, en forma parcial de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud OMS y establece que “se regula la aplicación de productos agroquímicos y/o plaguicidas en el Área Total determinada en el artículo 1ro.; donde sólo se podrán utilizar productos clasificados según su toxicidad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como Clase III y IV. Dichos productos corresponden a la categoría banda azul y verde de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

Por su parte en el artículo 7mo. dispone que “queda prohibida dentro del partido de Tandil, la aplicación de agroquímicos por vía aérea o terrestre, en lotes que se encuentren a menos de 150 metros de establecimientos escolares, centros de salud, establecimientos elaboradores de productos alimenticios”.

Pero ¿por qué se aplica el artículo 7mo. en el caso de Gardey; barrio de la Escuela 33, de La Porteña y Monte Callado y no los 300 metros dispuestos en el inciso B del artículo 1ro.?

De todas formas, en el caso del video tomado por el vecino hace diez días se pone en evidencia que hay menos de 150 metros desde donde pasa el mosquito hasta las puertas de las viviendas y con viento Norte, se sabe que el alcance del agroquímico es mayor por la deriva.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario