fbpx En la sexta jornada de limpieza del Lago, llenaron un camión recolector con residuos – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

En la sexta jornada de limpieza del Lago, llenaron un camión recolector con residuos

Entre el viernes y ayer se llevó a cabo la propuesta de recolectar basura de la superficie del Lago del Fuerte y sus orillas. “Fue impresionante la cantidad que juntamos”, dijeron desde la organización. Reducir, reciclar y reutilizar, los puntos tratados en una capacitación. El notable cambio luego de la suspensión de las bolsas plásticas.

El Eco

Durante la mañana del viernes y la tarde de ayer se desarrolló la 6ta. jornada de limpieza del Lago, declarada de interés municipal y organizada por el Centro Náutico del Fuerte y Rotary Club Tandil.

El propósito principal fue concientizar especialmente a los jóvenes sobre el cuidado del paisaje, el medioambiente y poder explicar qué pasa con los residuos que se depositan en cualquier lado, de manera tal de poder cambiar la mentalidad del tandilense y cuidar los paseos tradicionales.

El primer día consistió en un encuentro con hincapié en lo didáctico, del que participaron alumnos de las escuelas 58, 5 y 22, además contaron con la presencia del Ejército, personal de Medioambiente, y de Espacios Verdes Públicos de la Municipalidad y del Rotary Club.

Así fue que el viernes, en primer lugar se dedicaron a explicar a los chicos lo relacionado con los cuidados ambientales, como el reciclaje, conservación del medioambiente y la limpieza de manos. Las “3R”, de reciclar, reducir y reutilizar, fueron el principal tema y su divulgación estuvo a cargo de la Municipalidad de Tandil a través de Punto Limpio. Después, les otorgaron bolsas y guantes descartables, para comenzar con el recorrido y recolección de residuos por el perímetro. En ese trayecto lo que más juntaron fueron bolsas, papeles y botellas de plástico.

En tanto “el fuerte” lo dejaron para el sábado, según contó el presidente del Centro Náutico Roberto Méndez, quien se mostró sorprendido por la cantidad de basura recogida, ya que prácticamente llenaron un camión municipal de recolección de residuos.

Pero de todas maneras, señaló que personalmente, siempre espera que la participación sea mayor, al igual que el logro. A modo de ejemplo, contó cómo la gente que pasaba por el lugar los aplaudía y los felicitaba por el gesto, sin sumarse. “A pesar de la difusión de la convocatoria, la comunidad se arrima poco”, lamentó.

Entonces, en la tarde de ayer, los miembros de la Escuela de Canotaje y Remo salieron con embarcaciones para limpiar lo correspondiente al espejo de agua, que es donde más deshechos se juntan. “Todos tiran basura al Lago, que luego con el movimiento se va metiendo en los juncos y es difícil de sacar si no es desde el agua”, sostuvo.

De acuerdo a la descripción, en las canoas llevaban bolsas que al ser llenadas eran acercadas a la orilla y volvían a salir hasta recorrer toda la rivera, desde la isla hasta el dique seco y de allí, toda la vuelta. “Fue impresionante la cantidad que juntamos”, contó. De esta jornada participaron miembros del Rotary, Rotaract y otros voluntarios, además de los integrantes del mismo club náutico.

“En los tres o cuatro metros que hay de pajonales se acumula mucha mugre y es difícil llegar, pero se encuentra de todo”, aseguró Méndez, enumerando desde gomas, pañales, botellas de vidrio y plástico, y hasta algunos zapatos y ropa. El problema que perciben los que asisten seguido al paseo porque allí trabajan y lo viven como su espacio, es que todo va a parar al agua, ya sea por el viento, las lluvias o la pendiente; lo que dejen, cuando van de paseo a tomar mate, termina en el Lago.

Desde el punto de vista de la Escuela de Canotaje, lo que hacen en definitiva es limpiar su propio espacio, ya que es donde navegan, donde los chicos caen al agua y donde pasan varias horas de la semana realizando sus actividades.

Desde la organización destacaron la voluntad de cada uno de los que participaron de la propuesta, ya que lo hicieron con ganas, con humor y entusiasmo.

El fin de la bolsa de nylon

Al tratarse de uno de los paseos más populares de la ciudad, por donde no solamente pasan los vecinos sino también turistas que visitan Tandil, desde la organización consideraron muy importante preservar el paisaje. Pero, aún más relevante, es que conceptos como el de cuidar el medioambiente y no dejar basura “por ahí”, sea incorporado en la comunidad. “Que dejen sus desechos en el lugar es un tema cultural, lo ideal sería que cada uno se lo lleve consigo y lo tire en su casa”, reflexionó Méndez.

“Yo creo que la conciencia va cambiando y este tipo de acciones ayuda”, indicó el titular del Centro Náutico sobre los cuidados ambientales, optimista en que con el correr de las generaciones va a mejorar. “Todo suma”, indicó, prefiriendo siempre hacer algo por mínimo que sea a no hacer nada.

En este sentido, se refirió al gran cambio que se ha generado a partir de la prohibición de que lo comercios entreguen bolsas de plástico. Según manifestó, este hecho ha sido realmente notable, ya que cuando todavía eran permitidas se convertían en los elementos que más ensuciaban ese paisaje, incluso el agua. “Es terrible como desapareció”, enfatizó. De hecho, contó que por cuestiones laborales va mucho al relleno sanitario municipal, donde antes los alambrados olímpicos se veían blancos de la cantidad de nylons, cuestión que en este último tiempo ha cambiado considerablemente.

“Yo creo que fue una idea genial”, dijo como broche final del análisis.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario