fbpx Gastronómicos presionan para poder reabrir los locales al público ante una situación desesperante – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Gastronómicos presionan para poder reabrir los locales al público ante una situación desesperante

Mientras esperan la definición del Estadio según el esquema local, los representantes de restaurantes y cervecerías suman adhesiones para volver a la actividad. Aseguran que este escenario “no da para más” y que “no hay forma de seguir con los negocios en pie si no abrimos”. Piden trabajar con la capacidad reducida y cumpliendo protocolos.

El Eco

Mientras aguardan con expectativa la resolución que adopte el Comité de Seguimiento del Covid-19 de Tandil, los representantes del rubro gastronómico lanzaron una advertencia ya que evalúan la posibilidad de reabrir las puertas de los locales en medio de una situación que se presenta como “desesperante”.

La iniciativa comenzó a gestarse entre los referentes de la actividad, donde se propuso avanzar con la reapertura de los espacios a partir de mañana. Entre el descontento y la desesperación, la moción se sometió a votación y sumó adhesiones para volver a la actividad, con capacidad de funcionamiento reducida y el estricto cumplimiento del protocolo sanitario elaborado para el sector.

La semana pasada, al cumplirse el primer plazo, el equipo de expertos decidió extender por otros siete días el nivel de alerta del Estadio Rojo hasta hoy a la medianoche, dado el incremento de la curva de casos positivos, la alta ocupación de camas de terapia intensiva, el riesgo asociado a la situación en tres establecimientos geriátricos de la ciudad y el retraso en la disponibilidad de plasma de recuperados para tratamientos.

Con la experiencia de Mar del Plata, donde se tomó la determinación de abrir locales del rubro pese a las restricciones que impone la Fase 3 del aislamiento social preventivo y obligatorio de la Provincia, restaurantes, bares y cervecerías piden que les permitan trabajar, aunque sea con capacidad al 25 por ciento.

Esa alternativa, “por lo menos”, les otorgaría otro margen especialmente para afrontar los compromisos económicos.

Mientras se esperan avances en el transcurso de la jornada, los referentes del rubro podrían sumar a otros sectores también afectados por las medidas, como los gimnasios, y unirse en un reclamo conjunto. “La gente necesita trabajar”, enfatizaron.

En tanto, desde la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines de Tandil aguardarán la definición que adopte el Comité de Seguimiento del Covid-19. De todos modos, pidieron que se considere permitir mesas al aire libre como una alternativa ante las restricciones al rubro, en caso de mantener el Estadio Rojo tal cual se encuentra planteado.

Mientras tanto, el equipo de expertos analiza el riesgo sanitario y la evolución epidemiológica de la última semana para definir hoy el criterio bajo el cual se regirá la ciudad en el marco del esquema integral implementado por el Gobierno de Miguel Lunghi.

Estado de situación

En diálogo con El Eco de Tandil, uno de los titulares del restaurante Ladran Sancho, Enzo Rabe, trazó un complejo escenario, aseguró que el delivery y el take away son sólo un paliativo, e insistió en la reapertura al público para sostener la estructura y evitar despidos masivos y cierres de locales.

En principio, sostuvo que aguardarán qué medida adopta el comité sanitario, dado que, si se avanza hacia el Estadio Amarillo, podrían volver a trabajar, aunque con un esquema de funcionamiento reducido (al 25 por ciento).

De todos modos, la postura apunta hacia obtener nuevamente la habilitación, respaldados en la implementación de las medidas preventivas elaboradas “y que se entienda que la gente está más segura en un establecimiento que en una casa”.

Los representantes de la actividad en Tandil, reunidos en un grupo de WhatsApp, evalúan la posibilidad de volver a trabajar el jueves. “Hay varias personas que están de acuerdo”, adelantó, y justificó que la situación “no da para más, no hay forma de seguir con los negocios en pie si no abrimos”.

Entre las razones expuso que los gastos “son monstruosos” y “no hay forma de cubrirlos”. La contracara sería “la quiebra y los despidos masivos”.

“Llega un momento en que la situación se hace insostenible porque no nos queda con qué responder”, enfatizó y aclaró que la idea está sobre la mesa, sólo resta avanzar con los consensos necesarios. “No hay nada definido, pero es muy difícil hacerle frente a esta situación”, subrayó.

Sostuvo que es necesario pensar una alternativa que permita el cumplimiento de las medidas preventivas para evitar el contagio “y cuidar a las personas”, pero también “la fuente de trabajo”.

Con los salones cerrados, el delivery se presenta como “un extra, un adicional que ayuda, pero que no alcanza”, más aún cuando los gastos operativos se mantienen y son compromisos que se deben cancelar mes a mes.

Para finalizar, expresó palabras de agradecimiento a los trabajadores del rubro gastronómico de Tandil por “entender esta realidad y acompañarla”, por lo que consideró que no se trata de una “lucha en conjunto”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario