fbpx Inspección destacó que se cumplieron los protocolos durante la Semana Santa – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Inspección destacó que se cumplieron los protocolos durante la Semana Santa

El director general de Inspección y Habilitaciones del Municipio, Javier Camgros, declaró que, a grandes rasgos, durante la Semana Santa en Tandil se respetaron los protocolos sanitarios vigentes. Asimismo, contó que debieron intervenir en algunos locales nocturnos por ruidos molestos y que desbarataron una fiesta clandestina en un campo.

Javier Camgros, director general de Inspección y Habilitaciones

El Eco

Pese a la gran afluencia de público que se registró durante la Semana Santa en Tandil, que según un informe confeccionado por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) fue uno de los destinos más elegidos por los argentinos, desde la Dirección General de Inspección y Habilitaciones del Municipio aseguraron que, a grandes rasgos, se cumplieron con los protocolos vigentes en el marco de la pandemia del coronavirus.

Javier Camgros, titular del área, dialogó con el programa Tandil Despierta, que se emite por Eco TV y Tandil FM 104.1, y manifestó que el balance de los controles que llevaron a cabo fue “bastante positivo”.

“Dentro de todo, pese al gran movimiento de personas que hubo en la ciudad, se vio que se cumplieron con los protocolos en los diferentes paseos que fuimos recorriendo con los inspectores”, declaró.

En ese sentido, explicó que los horarios pico fueron luego de las 17.30 o 18 y que la mayor cantidad de ciudadanos se congregó en la feria de la plaza Moreno, aunque en su mayoría la gente trató de respetar el uso del barbijo y el distanciamiento social.

“Nosotros tratamos de que los puestos no estuvieran pegados, que hubiera distancia entre uno y otro. Pero de todas formas, es muy difícil respetar el distanciamiento en lugares tan concurridos”, sostuvo y agregó: “En algunos momentos, durante el Vía Crusis en el Calvario también se aglomeró mucha gente. Por eso ahí se trabajó específicamente con la Guardia Urbana y la Policía”.

En concordancia con lo expuesto por Camgros, Rodrigo González Inza, director de Turismo local, señaló que también notaron un buen acatamiento a las normas sanitarias impuestas para evitar los contagios y reveló que, de hecho, medios nacionales le comentaron que la situación acá era mucho mejor que en otras localidades turísticas de la Provincia.

Intervención por vendedores ambulantes

Debido a que la pandemia aún no se superó y teniendo en cuenta que los casos de Covid-19 están aumentando en el partido, desde el Municipio decidieron implementar una serie de restricciones durante el pasado fin de semana largo y, para evitar los contagios masivos, solo pudieron trabajar en las ferias algunos artesanos locales.

Al respecto, el director de Habilitaciones indicó que tuvieron que intervenir por algunas personas que circulaban por las ferias vendiendo medias.

“Trabajamos con la Policía para que los vendedores que andaban por la feria se retiraran porque la realidad es que no contaban con autorización para estar ahí”, sostuvo y explicó que “solo podían estar en la feria los puestos que habían clasificado dentro de los que habían estado trabajando en el 2019, que eran artesanos de Tandil, como así también mujeres emprendedoras en la otra parte de la plaza Moreno”.

Por otra parte, destacó que los momentos más críticos se registraron durante la tarde noche en la plaza mencionada, mientras que en la San Martín, al no estar cortado el tránsito de Monseñor D’Andrea, “era más fluido”.

Actuaciones en bares y boliches

Amén de recorrer los diferentes paseos turísticos de la ciudad y las ferias apostadas en diversas plazas, los inspectores debieron continuar con sus habituales recorridas nocturnas para corroborar que se acataran las normas en los bares y boliches.

Tras recibir denuncias, tomaron intervención en dos establecimientos en particular, los cuales podrían llegar a ser infraccionados por ruidos molestos.

Uno de ellos fue un bar ubicado en la avenida Avellaneda al 600, en donde se realizó un cantobar y al tener espacios abiertos y parlantes en el patio, los vecinos se quejaron y los inspectores acudieron al lugar.

El restante es un establecimiento situado en Brasil al 300, que también tiene parlantes en la parte exterior y eso, sumado al bullicio que generaban las personas, causó molestia en el vecindario.

“La mayor cantidad de intervenciones que tuvimos el viernes y el sábado fue por el tema del ruido, con la música en lo que era las partes abiertas de los bares”, aseveró Camgros.

En tanto, comentó que se hicieron las mediciones en el lugar y que se está estudiando si efectivamente el ruido era molesto. En caso de que eso se confirme, se harán las infracciones pertinentes a los titulares de los comercios.

Fiestas clandestinas

Las actuaciones de la Dirección no se centraron solo en los locales de expendio de bebidas y comidas sino que también debieron intervenir en algunas fiestas y reuniones clandestinas que se celebraron a lo largo del fin de semana largo.

La primera actuación la llevaron a cabo el jueves por la noche, en un local de venta de bebidas alcohólicas, donde luego de la hora de cierra un grupo de jóvenes se había reunido. Como eran más de diez, fueron infraccionados.

El viernes se multaron a algunos establecimientos comerciales por funcionar luego del horario permitido –dos de la mañana- y el sábado por la noche la Patrulla Rural solicitó el apoyo para controlar una situación que se estaba dando en un campo.

“La Policía Rural había determinado que pasando el curvón de la Escuela Granja había una gran cantidad de vehículos que entraban a un campo. Entonces pidió el acompañamiento de la Dirección y se realizó la infracción porque se estaba desarrollando una fiesta”, contó Camgros.

Explicó que se infraccionó al titular del predio por violar la ordenanza 17079 y organizar un evento sin autorización.

En lo que respecta a la cuestión organizativa de este tipo de encuentros, clamó el director de Inspección que “se nos está complicando más la intervención” porque se están haciendo después del cierre de los bares.

“Hasta febrero se hacían en simultáneo, ahora se hacen a las tres de la madrugada. Entonces antes era más fácil detectar el movimiento, porque si a las 23 advertías gran flujo de autos en la ruta, ya sabías que había algún evento. Igualmente lo que sucede es que se realizan en zona de campo, bastante alejados de la ciudad”, señaló.

De cualquier forma, aseguró que con los inspectores tratan de mejorar cada semana y ser más hábiles, teniendo en cuenta que los organizadores de estas reuniones suelen ingeniárselas para burlar los controles.

Por ejemplo, contó que algunas de las medidas que implementaron fue dejar los autos más lejos y llegar caminando a los lugares, y “así logramos infraccionar a los bares donde hay personas bailando”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

1 comentario

Deja un comentario