fbpx Los residentes geriátricos cada vez más aislados y con cuidados extremos para evitar que el virus ingrese – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Los residentes geriátricos cada vez más aislados y con cuidados extremos para evitar que el virus ingrese

"Las videollamadas no son suficientes", aseguró la directora de Adultos Mayores del Municipio, sobre la necesidad de afecto que atraviesan los abuelos. Afortunadamente no hubo contagios, aunque sí algún hisopado. El titular de la Agyart contó cómo pasan los días, los entretenimientos y actividades que realizan. El esfuerzo de cuidar cada paso.

El Eco

Con un brote de contagios que se va esparciendo por la ciudad, la salud de los adultos mayores permanece al resguardo, ya que son los que mayor riesgo corren ante el Covid-19.

En este sentido, desde el Municipio continúan desarrollando acciones para prevenir casos de coronavirus en las residencias geriátricas, principalmente porque allí residen estos abuelos junto a personal de salud.

Según indicó la directora de Discapacidad y Adultos Mayores, Lucía González, están reforzando el acompañamiento, haciendo hincapié en que se lleven adelante las medidas de prevención pertinentes y apelando a que los referentes de cada lugar cumplan con los protocolos elaborados.

Cabe destacar que los establecimientos se rigen por dos reglamentos de cuidados, uno que fue elaborado por el Sistema Integrado de Salud Público (SISP) y otro que fue enviado por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Estos han sido entregados ni bien se dictó la emergencia sanitaria y se mantuvieron estrictamente vigentes en todo momento, hasta cuando se transitó por la Fase 5.

Afortunadamente, reveló que en el contexto actual no han tenido casos positivos, aunque contó que sí se debió hisopar a algún residente por cuadros de neumonía. “Esperemos no tener ningún caso dentro de las residencias”, rogó, destacando que hay mucha gente haciendo los esfuerzos necesarios para hacer cumplir los protocolos.

Al respecto, explicó que reciben semanalmente los reportes de enfermería, donde pueden ver en detalle el estado de salud de cada uno de los moradores, contemplando temperatura y otros signos vitales que permiten distinguir cualquier signo de alarma y, en caso de ser necesario, apelar a la intervención del SISP.

Cuidados extremos

Por su parte, el presidente de la recientemente conformada Asociación de Geriátricos y Afines Regional Tandil (Agyart), Darío Barrionuevo, explicó que vienen trabajando con protocolos de Nación, Provincia y Municipio. Si bien garantizó que hacen todo lo que esté al alcance para salvaguardar la salud de los adultos mayores, afirmó que eso no impide que el Covid-19 ingrese, ya que “hay grises”.

“El virus puede entrar por cualquier parte”, sostuvo, haciendo referencia a que tanto el personal, como los propios empresarios, salen del lugar. Más allá de extremar los recaudos, no hay seguridad de que se bloquee el paso a contagio.

De hecho, explicó a modo de ejemplo, que ni los proveedores de alimentos tienen permitido entrar al establecimiento, sino que reciben los alimentos en la puerta, donde se los desinfecta y se repite la acción de higienización previo a la cocción.

Las videollamadas son insuficientes

Al momento, de acuerdo a los datos de la funcionaria, son alrededor de mil los adultos mayores que transitan sus días en las residencias.

Desde que empezó la pandemia permanecen imposibilitados de salir de los asilos, incluso sin poder ver a sus familiares, ya que los únicos autorizados a entrar a los establecimientos son los referentes del lugar, el personal que allí trabaja y los prestadores de salud.

“Cuando estábamos transitando otra fase, se hizo la consulta para buscar la manera de que puedan ver a sus seres queridos, pero como la respuesta fue que más allá de la etapa que esté cursando la ciudad, si el virus ingresa a uno de estos hogares la posibilidad de volver atrás son nulas”, explicó.

Por este asunto también han hablado con fiscalizadores, que les han puesto en conocimiento de que en la región no se han habilitado las visitas en ninguna de las casas de contención de adultos. Sin embargo, anticipó que han recibido protocolos elaborados por familiares y otro por referentes del lugar, que fueron elevados a la autoridad de aplicación y aún no han obtenido respuesta formal. “Esto tiene que ser evaluado por un comité epidemiológico”, aclaró.

Desde el área que dirige Lucía González, mantienen contactos semanales con las residencias a partir de los cuales han recibido en repetidas oportunidades las inquietudes de que los mayores extrañan a sus familias y a veces el apoyo en la tecnología, como las videollamdas, no es suficientes. “Entendemos que en el contexto sanitario en el que estamos, son medidas que hay que respetar”, dijo. “Los cuidados dentro de los lugares tienen que ser extremos”, aseveró.

Entretenimiento y virtualidad

En consonancia con lo que mencionó Lucía González, el referente de los establecimientos señaló que los mayores hoy necesitarían tener una relación más directa con sus seres queridos. “El protocolo es complicado tanto para los residentes, su familia y los empresarios”, aseguró.

Explicó que muchas veces estas personas de la tercera edad “no están en sus cabales” como para entender la dinámica de la pandemia y que no pueden salir ni ver a nadie más. Estimó que incluso para quien tiene la capacidad de comprender es difícil.

Las herramientas que implementan para aliviar la situación son muchas, los dispositivos de tecnología en pos del contacto son primordiales, aunque tratan de que no vean muchos noticieros para evitar la sobreinformación y la angustia. De todas formas, admitió que a veces es inevitable que alguno haga zapping.

Por otro lado, los colaboradores hacen un trabajo de entretenimiento muy importante, incentivándolos a pintar, cantar y hacer gimnasia, entre otra actividades. Según destacó, estas no solamente son indispensables para la cuestión mental y psicológica, sino también para ayudar a la socialización. “Es bueno que interactúen entre ellos y se aíslen un poco de la realidad”, dijo.

“Tenemos para rato con este virus y hay que acostumbrarse a vivir con el, pero esperamos que la vacuna llegue pronto”, señaló con expectativa el titular de la Agyart, manifestando profundo agradecimiento con el personal de salud.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario