fbpx Red Solidaria culminó otro año de asistencia y apunta a un 2021 “lleno de buenas sorpresas” – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Red Solidaria culminó otro año de asistencia y apunta a un 2021 “lleno de buenas sorpresas”

La referente de la ONG a nivel local, Laura Sarmoria, repasó el camino que recorrieron en un año complejo. Las demandas “siempre nos superan, y esa situación de estar siempre superados no es linda. De todas maneras, eso también es bueno para seguir”, reflejó.

Laura Sarmoria, referente de Red Soldiaria Tandil

El Eco

En un año tan complejo como el 2020, en el que muchos ciudadanos perdieron sus empleos y otros tantos no pudieron trabajar durante largos meses producto de las medidas restrictivas aplicadas en el territorio nacional para prevenir los contagios de coronavirus, la demanda de Red Solidaria Tandil incrementó y la situación se agravó por la crisis económica.

Según contó Laura Sarmoria, referente de la ONG, en diálogo con El Eco Multimedios, año tras año reciben una cuantiosa cantidad de pedidos y lamentó que en muchas oportunidades no alcanzan a satisfacer a todos.

“Siempre nos superan, y esa situación de estar siempre superados no es linda. De todas maneras, eso también es bueno para seguir”, analizó.

En lo que atañe específicamente a la demanda del 2020, destacó que durante la primera etapa de la cuarentena, en los meses en los que rigió el aislamiento social, preventivo y obligatorio, recibieron pedidos de gente que jamás se había comunicado con ellos. “Nos pidieron ayuda algunas personas que de pronto se quedaron sin nada, muchos empleados que fueron olvidados por sus patrones, mucha gente que no tenía trabajo pero sí muchas deudas… Es como que de repente les sacaron el suelo debajo de sus pies y se enteraron de nosotros o de alguna otra agrupación de asistencia”, explicó.

Afortunadamente, esa demanda fue disminuyendo con el tiempo, cuando la ciudad abandonó el ASPO y pasó a la etapa de distanciamiento social, beneficiada por la favorable situación sanitaria.

“Después de mitad de año esa población de gente que era nueva y que pedía por primera vez fue como menguando”, relató aunque aclaró que, de todas formas, se intensificó la necesidad de muchas familias por el hecho de tener a los chicos en las casas todo el día.

“Y por otro lado, hay familias que tenían una ‘changuita’, que tenían cierta regularidad o intermitencia, y no lograron recomponer ese ritmo y también necesitan de ayuda eventual o periódica, dependiendo el caso”, completó.

Teniendo en cuenta lo expuesto, sentenció, entonces, que sí notaron que la demanda aumentó, aunque señaló que no fue cuestión exclusiva del 2020 sino que la curva evidencia una creciente pendiente desde hace ya seis años.

“Empezó a crecer y este es el sexto año que es dificilísimo, y no por la pandemia sino por la debacle económica que venimos sufriendo”, evaluó. Asimismo, reveló que la asistencia hoy en día se basa casi exclusivamente en alimentos, cuando en realidad en otros tiempos se ocupaban de otras cuestiones más eventuales, como una cocina, un lavarropas, una cama o un colchón.

El balance

“Creo que tenemos que rever un poco, porque a pesar de lo mucho o lo poco que hayamos podido hacer, el esfuerzo siempre es grande. Así que en realidad es un año atípico, pero para Red Solidaria la estrategia siempre es la misma, estar reinventando motivos para que la gente vuelva a mirar hacia nuestro lado y piense en donar para colaborar con otro”, señaló Sarmoria.

En ese sentido, refirió que la pandemia no los obligó a cambiar sustancialmente, como sí debieron efectuar muchos rubros que se vieron forzados a reinventarse, pero reveló que sí se les complejizó la cuestión de la logística.

“Lo mucho o lo poco que hayamos podido trasladar se vio afectado. Además, la gente obviamente está muy metida para adentro, pensando en sus propios problemas, tratando de resolver sus situaciones, y nosotros lo entendemos”, sostuvo y agregó que “tampoco quisimos sobrecargar de pedidos porque era lógico que en el contexto general había que entender que no se podía estar presionando tanto”.

Por todo ello, y teniendo en cuenta que lograron afrontar un nuevo año de asistencia, evaluó que el balance del año fue “buenísimo” y que, dentro de las posibilidades de la Red, “nos quedamos conformes”.

Deseos y expectativas

Superado ya el atípico 2020, reveló Sarmoria que su deseo para el corriente 2021 es que todos los ciudadanos comprendan que como comunidad tenemos la responsabilidad de alcanzar el bienestar de todos: “Somos un todo, nos tenemos que entender así”.

“Que el otro esté mal significa que también estoy mal yo, aunque no me doy cuenta. Y que todo vuelve, todo tiene que ver con todo. Entonces que esas personas estén ignoradas, silenciadas o no vistas hace que se hagan escuchar de otra manera. Porque la desesperación y la angustia van ganando terreno”, expuso.

Por ello, remarcó que es importante comprendernos como un todo y destacó que es imprescindible zanjar las grietas entre las personas.

“Y los que estamos preocupados por la inclusión, estamos ocupados en que todos estemos mejor, no sólo aquellos excluidos”, aseveró y concluyó que “esperemos tener un 2021 lleno de buenas sorpresas”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario