fbpx Salud confirmó que circulan las nuevas cepas y detecta un “amesetamiento” de los contagios – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Salud confirmó que circulan las nuevas cepas y detecta un “amesetamiento” de los contagios

Las muestras enviadas para analizar arrojaron evidencia genómica para las variantes virales de Manaos y el Reino Unido, que tienen un alto nivel de transmisibilidad. No obstante, aunque los casos siguen subiendo, lo hacen a un ritmo menor que las semanas anteriores. Las autoridades confían en que esta semana será clave para evaluar el comportamiento de la enfermedad y ver si los contagios empiezan a bajar. En tanto, el sistema sanitario resiste ante la saturación con la ampliación de plazas y la incorporación de respiradores.

El Eco

El vicepresidente del Sistema Integrado de Salud Pública, Matías Tringler, en diálogo con Eco Noticias confirmó que hay circulación comunitaria de las nuevas cepas de Covid-19, conocidas como variantes Manaos y británica, tal como sospechaba el Comité de Seguimiento.

La particularidad de estas mutaciones virales es que son más transmisibles y virulentas que la original, por eso la aceleración en la curva de contagios que se produjo. De las muestras remitidas para su análisis al Instituto Nacional de Epidemiología “Dr. Juan H. Jara”, en cinco de ellas se detectó la cepa del Reino Unido y en una la proveniente de Brasil.

Según informó Tringler, las muestras evaluadas corresponden a pacientes internados y personal de salud, sin antecedentes de viaje, lo que evidencia que estas variantes ya circulan de manera comunitaria.

“Estas cepas están en estudio y se sabe que además de ser más contagiosas, tienen cierta resistencia a las vacunas y se está evaluando esto. La gente vacunada se puede contagiar igual, pero tiene mayor protección y más chances de hacer un cuadro menos agresivo”, detalló.

Contagios desacelerados 

Además, indicó que se registró un “amesetamiento” en el crecimiento semanal de casos y que esta semana será crucial para saber cómo se está comportando el virus. Al respecto, explicó que la semana finalizó con 723 nuevos casos, un 14 por ciento más que el periodo anterior, y aclaró que “veníamos con un crecimiento del 18 por ciento, esto quiere decir que ha disminuido la velocidad de infección, la cifra crece pero va más lento”.

En tanto, recordó que hace un mes se detectó un incremento del ciento por ciento y los números en las semanas posteriores rondaban el 70 por ciento, por este motivo el funcionario consideró que hablar ahora de porcentajes de 18 y 14 significa “que se han desacelerado los contagios”.

“Quizás tiene que ver con las medidas de restricción, con que hay mayor conciencia en la gente. Esta semana es clave para ver si después los casos empiezan a bajar”, sostuvo.

Que la curva se achate y las infecciones se produzcan a un ritmo más lento, permite también que se avance en el proceso de inmunización de la población y que las personas vacunadas puedan generar los anticuerpos necesarios para hacer frente al Covid-19. Este potencial panorama descomprimiría al sector sanitario.

“Esperamos en esta semana no crecer o hacerlo dentro de estos parámetros, que son de meseta y no de incremento”, profundizó.

Consumo de oxígeno 

El domingo, el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, alertó que en los últimos 10 días “se triplicó el consumo de oxígeno en cada uno de los hospitales de la provincia” y señaló que “los tubos que antes se llenaban una vez a la semana, ahora se llenan cada dos días”.

Al describir el escenario crítico que vive la provincia, advirtió que hay “ambulancias con mucha dificultad para conseguir un destino” y “saturación extrema” de recursos para hacer frente a la demanda sanitaria.

“Le pedimos a la industria que rellena los tanques que se vuelque completamente a lo sanitario. Hay que producir oxígeno. Los tubos de los hospitales que antes se llenaban una vez a la semana, hoy se llenan cada dos días”, puntualizó y enfatizó que “si tenemos respiradores pero no tenemos oxígeno, no sirve de nada”.

En Tandil, el escenario está en sintonía con lo planteado por la Provincia. En este sentido, Tringler afirmó que se disparó el consumo de oxígeno por la demanda que implican los equipos de alto flujo, que tienen un consumo más elevado que la máscara convencional e incluso, que un respirador. “Con el alto flujo y la cantidad de pacientes usando oxígeno medicinal, el consumo se fue a valores históricos”, expuso.

El Hospital Santamarina cuenta con un tanque de mil litros cuyos niveles son controlados permanentemente por el sector de Farmacia y se recomendó ampliar la capacidad de reserva. Para ello, se lanzó una licitación para instalar un tanque de 3 mil litros que amplifique el margen de reserva ante cualquier eventualidad.

Si bien los niveles de oxígeno se mantienen, el médico refirió que se vivieron momentos de zozobra y preocupación cuando el volumen bajó al 20 por ciento de la capacidad total.

“Fue el único momento en el que la pasamos muy mal, pero la empresa ha respondido siempre y no hemos tenido desabastecimiento por ahora”, reveló.

Camas de terapia 

En torno a la ocupación de camas de cuidados intensivos, Tringler afirmó que la situación sigue siendo crítica –el domingo a la noche sólo había una plaza disponible en todo el distrito- y que se resuelve “minuto a minuto”.

El viernes último, la médica infectóloga Florencia Bruggesser, confirmó que en ese momento estaba la capacidad colmada y no quedaba ninguna cama libre en las Unidades de Terapia Intensiva tanto del nosocomio local, como del Sanatorio Tandil y de la Clínica Chacabuco.

Para “resistir” el embate de la segunda ola y el pico de contagios, los efectores de salud idearon diferentes estrategias que permitan absorber a los pacientes que requieran atención médica. En esta línea, se articuló el pase del área de Maternidad al Hospital de Niños, con el objeto de generar nuevas plazas para ampliar el cupo de pacientes destinados a cuidados respiratorios.

De este modo, a la rotación propia de pacientes que se da sobre todo en sala general, el sistema sanitario está a la espera de que lleguen dos respiradores comprados por la comuna y se prevé adquirir dos más. Por su parte, la Provincia enviará bombas, monitores y un respirador que servirán para preparar una cama adicional de terapia intensiva.

“Con lo que tenemos pensamos resistir hasta que realmente bajen los contagios, hoy la situación es crítica como lo fue el viernes y como lo ha sido el último tiempo”, finalizó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario