fbpx Temas y lectores – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Temas y lectores

Gastos al divino botón

Señor Director:

Por su intermedio, quiero contarles algo a los lectores; quizás vean lo mismo que yo. El domingo, vendiendo diarios, por supuesto El Eco, vi una cosa insólita: palos de cruces de calles que están buenos y los cambian por otros iguales. Pregunto, ¿no va más el eslogan “Tandil soñado” o están buenos pero gastamos en personal que son tres: uno se queja, otro tiene el palo y el último hace la mezcla, pintura, fierros? ¿Y todo lo que se tira?

Yo digo que hay calles fuera del centro que ni tienen palos de señalización. Sería bueno poner aquellos, no sacar los buenos. Yo hago esta comparación, sacar estos palos es lo mismo que cuando uno llega a veterano o viejo lo meten en el geriátrico, no servimos más.

Vergonzoso, después subimos los impuestos porque los números no nos cierran, muy fácil.

Señor que da estas órdenes, recuerde que usted está en un cargo para cuidar nuestra economía. No haga gastos al divino botón. Camine las calles y fíjese si no tengo razón. Salga de su escritorio.

Eduardo Rivas

DNI 11.717.610

Las promesas del presidente para “Nuestros viejitos”

Señor Director:

En campaña, el presidente de la nación, Alberto Fernández, dijo: A los jubilados les voy a pagar los juicios con los bonos que en los bancos tiene el Estado. Una vez que asumió, dijo que con la fórmula del anterior no se pueden pagar las jubilaciones. Es decir, que el año pasado los jubilados perdimos más del 25 por ciento contra la inflación y con la nueva fórmula que quiere implementar seguiremos perdiendo más en nuestros sueldos.

¿Dónde está la ayuda que prometió a nuestros “viejitos”? ¿Por qué no le dice a la Corte Suprema de la Nación que la Anses deje de pagar a personas que estuvieron en el gobierno uno o dos días y se llevan sueldos millonarios que nos pertenecen a nosotros? En mi caso aporté durante 45 años, nueves de ellos con doble aporte.

Señor Presidente, ya que critica lo que hizo el anterior gobierno, por qué no se hace asesorar qué hicieron los dos o tres gobiernos anteriores (incluso el de Mauricio Macri) con la plata de Anses. En qué fue utilizada y los montos usados en cada uno de esos períodos. Y que lo publiquen en todos los medios y también por la televisión para que todos sepamos qué hicieron con nuestros aportes.

Víctor Héctor Parga

DNI 4.936.245

Fue una broma y pidió perdón”

Señor Director:

Se cayeron todas las mentiras, todos los intentos por camuflar el caso de algo que en realidad no era. Todo estaba planificado; la jodita, el chiste. El que conducía el helicóptero sabía muy bien lo que hacía. Los que estaban abajo también esperaban para aplaudir y reírse. Nada fue pro sorpresa. El empresario argentino Eduardo  “Pacha” Cantón confesó que fue el quien tiró desde un helicóptero el cordero que cayó en la pileta de Federico Álvarez Castillo y dijo que intentó “hacer una broma que salió mal”. Acto seguido pidió perdón.

“Yo tiré el cordero, intenté hacer una broma que salió mal y pido perdón”, declaró Cantón ante la Dirección  Nacional de Aviación Civil de Uruguay, en Montevideo. Frente a las autoridades Cantón detalló que iba en el helicóptero modelo Robinson 44 junto al piloto Carlos “Chipo” Cano y que desde allí lanzó un cordero que tenía en su campo. Era un cordero, que según contó, le debía a Álvarez castillo por una apuesta. El video del momento en que el cordero cae a la pileta fue filmado por el empresario argentino que es duelo de “Etiqueta negra”, quien confió que salió con el teléfono y captó el momento. En honor a la verdad se sabe que todo estaba programado. Todo era una broma entre amigos, planificada.

Tirar un cordero desde las alturas no constituye un delito, al menos eso considera la fiscal de Maldonado, Ana Dean. Lo que nada se dijo si se comieron o protegieron al animal, una vez sacado del agua. Así arrancó el 2020 y así anda el mundo. Ustedes lectores saquen conclusiones.

Marcelo Ravello

5.094.741

 

Los clubes de rugby están desbordados por todo lo que nos pasa en la sociedad

Señor Director:

“Lo mataron como a un animal”: el dolor de los padres del joven asesinado, Silvino y Graciela Báez, pidieron justicia. Era el único hijo, el futuro de la familia, expresaron. Ciudad estallada y alcohol sin freno, la combinación que terminó con el crimen en Gesell.

Las borracheras empiezan en la playa, siguen con las previas y en la disco, y terminan de nuevo en la arena. Los controles en los balnearios y la zona son insuficientes. “Si los chicos esconden la bebida, no podemos revisar cada termo”, dicen en el Municipio.

Considero que hacer responsable al rugby por estos hechos sería un grave error, si tenemos en cuenta la labor que llevan a cabo cada una de las entidades que lo practican en todo el país, en lo deportivo y lo social. Creo que debemos revisar a nuestra sociedad, ver qué nos está pasando, ya que parece que es muy fácil resolver los problemas provocando la muerte. Debemos reiterar que los organismos educativos debieran poner especial énfasis para acompañar a los padres en esta tarea de que sus hijos eviten usar la violencia acompañada por el alcohol, algo que los hace muy peligrosos.

La Unión Argentina de Rugby (UAR) manifiesta que en este deporte todo contacto físico se da siempre “dentro de un reglamento” y quienes usen su fuerza en detrimento de otros fuera de la cancha “no representan nada del rugby y sus valores”. Expertos manifiestan que manejan códigos que se tornan peligrosos con el alcohol en los jóvenes involucrados en golpizas salvajes, un fenómeno repetido. La violencia es algo social y estructural. La clave es diseñar programas de “educación emocional”. Todo aquello que no se resuelve está destinado a repetirse. En el deporte, es común que ante un hecho semejante, todos miren para otro lado.

Todos somos responsables, si queremos realmente cambiar a nuestra sociedad, desde nuestra casa y con el apoyo real de nuestro gobernantes podemos hacer mucho para que nuestros jóvenes usen a través del deporte, por dentro y fuera de él, una conducta digna de ser vivida.

Eduardo Aldasoro

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario