fbpx Se aprobó la ley que posterga un mes las PASO y las generales – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Se aprobó la ley que posterga un mes las PASO y las generales

El ministro Martín Guzmán presenció parte de la sesión del Senado.

El Eco

El Senado aprobó y convirtió en ley el proyecto que modifica por única vez el calendario para las elecciones legislativas y traslada las elecciones primarias (PASO) al 12 de septiembre y las generales al 14 de noviembre.

La iniciativa impulsada por el Gobierno y acordada con la coalición opositora Juntos por el Cambio y otros espacios fue aprobada con 55 votos a favor, tres en contra y dos abstenciones, sin discursos ni debate debido a una dificultad técnica que surgió en el último tramo de la sesión de la que la mayoría de los senadores participaron de manera remota.

En medio de la segunda ola de la pandemia que afecta al país, el propósito de la iniciativa es alejar las fechas de las elecciones de los meses más fríos del año y contar con un mes adicional para avanzar con la vacunación contra el coronavirus.

La sesión fue accidentada: durante la votación del proyecto anterior sobre Impuesto a las Ganancias la Cámara alta tuvo problemas con la modalidad virtual que no se resolvieron al momento de tratar el proyecto la modificación de la fecha de las elecciones.

Por esa razón, el jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans, pidió que el proyecto se votara sin debates debido “a la circunstancia” que estaban atravesando y en atención a que “hay consenso y sería prácticamente unanimidad”.

El único que se mostró en contra de la propuesta fue el salteño Juan Carlos Romero (Interbloque Federal), que finalmente votó en contra junto con la neuquina Lucila Crexell.

Mientras se votaba la iniciativa los problemas técnicos persistieron y generaron que algunos senadores no escucharan el llamado a votar o no pudieran expresar su voto en voz alta.

El proyecto que establece un corrimiento de los comicios legislativos de este año que estaban previstos para agosto y octubre y surgió de un acuerdo entre el oficialismo y la oposición.

Juntos por el Cambio había reclamado una “cláusula cerrojo” para garantizar que no habrá una nueva postergación, lo cual fue concedido por el Frente de Todos y allanó el camino para aprobar la ley.

El acuerdo quedó plasmado durante el tratamiento de la iniciativa en Diputados, donde fue aprobada con 223 votos a favor, tres en contra y ocho abstenciones, un nivel de consenso similar al que logró en la Cámara alta.

El proyecto plantea la modificación “por única vez la fecha de las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), previstas por el artículo 20 de la ley 26.571, estableciendo para la realización de los comicios el segundo domingo de septiembre del año 2021”.

Y en su segundo artículo, establece la modificación también “por única vez” de la fecha de las elecciones nacionales generales “estableciendo para la realización de los comicios el segundo domingo de noviembre del año 2021”. NA

 

////////// relacionada

 

El Senado sancionó los cambios

en Ganancias para las empresas

 

 

El oficialismo aprobó en el Senado y convirtió en ley la reforma del Impuesto a las Ganancias para empresas, que establece una nueva estructura de alícuotas escalonadas en función del nivel de utilidades netas acumuladas.

La Cámara alta aprobó la nueva norma con 36 votos a favor y 26 en contra, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, se acercó al recinto para presenciar la votación tras los discursos de cierre.

La nueva ley modifica el artículo que establecía una alícuota del 25 por ciento para las sociedades de capital y establece un sistema escalonado en tres segmentos, en función del nivel de ganancia neta imponible acumulada.

El primer escalón del 25 por ciento para ganancias netas acumuladas de hasta cinco millones de pesos; el segundo del 30 por ciento para las de entre 5 y 50 millones de pesos; y un último segmento del 35 por ciento para las superiores a los 50 millones de pesos.

La bancada opositora de Juntos por el Cambio votó en contra del proyecto, tras advertir que se trata de “un aumento de la presión tributaria sobre el aparato productivo”, como indicó el porteño Martín Lousteau durante su discurso de cierre.

“En Argentina parece que está mal ser una gran empresa y lo que está mal es no controlar cuándo tienen abuso de posición dominante, lo que está mal es no controlar fusiones o adquisiciones, como pasó en el kirchnerismo, o no aplicar nunca una Ley de Defensa de la Competencia y destrozarla”, agregó.

En tanto, el Frente de Todos defendió el proyecto, al que calificó como “un paso muy importante hacia la sostenibilidad de la economía y la justicia tributaria”.

La mendocina Anabel Fernández Sagasti afirmó que la nueva ley implica un “alivio en la carga tributaria de la inmensa mayoría de las empresas argentinas y una mayor carga tributaria a una inmensa minoría, el uno por ciento de las empresas que producen en la Argentina”.

Además de la escala de las alícuotas, la norma dispone que los establecimientos permanentes quedan sujetos a esa escala y deberán ingresar la tasa adicional del siete por ciento (en la redacción anterior era del 13 por ciento) al momento de remesar las utilidades a su casa matriz.

Los montos se ajustarán anualmente, a partir del 1 de enero de 2022, de acuerdo al Índice de Precios al Consumidor (IPC). NA

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario