fbpx Familiares y amigos de Magalí Gómez marcharán el 24 de enero para exigir justicia – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Familiares y amigos de Magalí Gómez marcharán el 24 de enero para exigir justicia

Se trata del caso de la joven madre de 23 años que perdió la vida el pasado 24 de diciembre, cuando iba como acompañante a bordo de una motocicleta que fue embestida por una camioneta, sobre la Ruta 226. Al cumplirse un mes del hecho, su familia reclama que la Justicia investigue a fondo el trágico episodio para dilucidar en qué circunstancias se produjo el fatal siniestro vial.

El Eco

Si bien aún no confirmaron el horario en el que se congregarán, a través de las redes sociales invitaron a todos aquellos los que quieran sumarse a que lo hagan. Se reunirán en el kilómetro 169 de la Ruta Nacional 226, lugar en el que ocurrió el fatal siniestro, y luego comenzarán una caravana que pasará por la Fiscalía, por el Municipio y finalizará en el Cementerio Municipal.

Cabe recordar que el jueves 24 de diciembre último, alrededor de las 3 de la madrugada, una camioneta Dodge RAM chocó por alcance a una motocicleta Gilera Smash 110 cc que se desplazaba en el mismo sentido y, producto del fuerte impacto, la joven Casiana Irina (Magalí) Gómez Acosta, de 23 años, que viajaba como acompañante en la moto, falleció.

En la camioneta Dodge RAM, dominio OIO 093, iba una sola persona, en dirección Tandil–Azul, identificada como Daniel Portela. En tanto el rodado de menor porte, patente 758 DRQ, era conducido por Rosendo Roberto Nahuel Aguera, de 23 años.

Como consecuencia de los sucesos, intervino la UFI de turno del Departamento Judicial de Azul con asiento en Tandil, e inició una causa caratulada como “Homicidio culposo” para investigar el siniestro vial.

La trágica noche 

“Mi hermana salió a dar una vuelta y eso le costó la vida. Se estaba conociendo con este chico, salió con él y después de las tres de la mañana la chocaron de atrás. El impacto fue tan fuerte que estuvo unas horas en el Hospital y murió. Llamaron a mi mamá preguntándole si Magalí estaba en casa y si se podía acercar al Hospital porque había tenido un accidente”, relató la joven en contacto con El Eco de Tandil.
Al rememorar esa fatídica noche, indicó que al llegar al nosocomio local les dijeron que su hermana estaba grave, pero no obtuvieron ningún tipo de información acerca de lo sucedido. Sin saber aún su familia qué había pasado y por qué la chica había ido a parar al centro asistencial, alrededor de las 5 de la mañana apareció el conductor de la camioneta rodeado de agentes policiales, pero no sabían en ese entonces de quién se trataba.
“Mi mamá le preguntó a un policía si nos podía decir dónde había sido el accidente y fuimos con mi hermano más chico al lugar. Al principio nos dijeron que era por la Ruta 226 y Buenos Aires, pero en realidad era más adelante, llegando al puente, en zona de La Blanqueada. La oficial que habló conmigo fue muy amable, me contó que acompañó a mi hermana hasta la ambulancia, pero nos dijo que no podíamos pasar a ver la escena”, prosiguió.
No obstante, pudo distinguir la camioneta RAM de un lado y la moto tirada sobre el ala contraria de la cinta asfáltica. Según refirió, 5.15 la llamó su hermana mayor para avisarle que Magalí había fallecido.
“Yo la vi antes de que se la lleven a hacer las pericias a Azul, la vi antes de que se fuera a dar una vuelta. Se fue con una sonrisa, la llené de besos y le di un abrazo, nunca pensé que iba a ser la última vuelta de su vida”, compartió conmovida.
El pedido de justicia 
Ahora, su familia exige que se esclarezca el hecho y que se pueda saber exactamente qué fue lo que sucedió esa noche. Para los deudos el episodio presenta ciertos grises que deberán ser dilucidados por las autoridades judiciales, por ejemplo, a qué velocidad se desplazaba el conductor de la camioneta, Daniel Portela.
De acuerdo a lo expresado por la hermana de la víctima, el hombre tuvo un trato indiferente hacia ellos porque “nunca se acercó, no dijo nada ni pidió perdón. No tuvo ni un poco de empatía con nosotros”. Además, trazó un paralelismo con el caso de Romanela Ruiz Sánchez, la joven embestida por un automóvil en Marconi y Roca cuando circulaba a bordo de su moto, el 6 de mayo de 2018, en el que todavía se espera el juicio oral al imputado, Sebastián D’Angelo.
“Mi hermana tenía cuatro hijos, la menor es una bebé de siete meses, no merecía irse de este mundo, tenía toda una vida por delante. Espero que nos acompañen y, de todo corazón, espero que se haga justicia por mis sobrinos”, cerró.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario