fbpx Se hicieron pasar por empleados del correo y atracaron con violencia a un matrimonio de adultos mayores en su casa – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Se hicieron pasar por empleados del correo y atracaron con violencia a un matrimonio de adultos mayores en su casa

Tres sujetos encerraron en el baño, maniataron y amenazaron a una pareja en su casa de Fugl al 700. Buscaban un millón de pesos que los moradores no tenían. Revisaron toda la casa y huyeron con algo de efectivo y otros elementos.

Rody Becchi

Un momento de profunda congoja y desesperación vivieron ayer cerca del mediodía Hugo Pagliaro y su esposa, Nilda García, al ser atacados por tres delincuentes en su casa ubicada en Fugl 710.

Según los testimonios que El Eco de Tandil recolectó en el lugar de los hechos, los asaltantes se hicieron pasar por empleados de la empresa de correo privado  OCA -con indumentaria incluida- y se presentaron en el domicilio con el fin de entregar un paquete a nombre de uno de los hijos del matrimonio, un extrabajador de Metalúrgica Tandil que no reside allí.

De acuerdo a lo informado, se movilizaban en una furgoneta blanca. Como el ardid resultó convincente para las víctimas, abrieron la puerta confiados y los malvivientes irrumpieron con fuerza en la vivienda.

Seguidamente, encerraron a los moradores en el baño y procedieron a atar y amordazar al hombre, mientras lo amenazaban con un cuchillo diciéndole “viejo, quedate quieto porque te cortamos un dedo”, y preguntando dónde estaba “el millón”, suma que las víctimas por supuesto no poseían. No obstante, es evidente que los perpetradores contaban con datos certeros sobre la familia, lo que les permitió operativizar la inteligencia para consumar el delito con éxito.

Un botín inexistente

Los damnificados entregaron un poco de efectivo que tenían a mano, pero esto no conformó a los intrusos, que se dedicaron a revisar toda la casa en búsqueda del objetivo mayor. Al cabo de 20 minutos huyeron llevándose, como mínimo, celulares y las llaves de las puertas.

Al no escuchar más ruidos ni registrar movimientos, la señora decidió salir del baño y al verificar que el domicilio se encontraba vacío, pidieron ayuda a los vecinos para dar aviso a la policía. También arribó una ambulancia del SAME que controló el estado de salud de la pareja, porque la mujer sufrió un cuadro de hipertensión producto del stress.

“No saben lo que pasé, es terrible”, declaró la víctima en conversación con este Diario, todavía visiblemente conmocionada por el episodio. Nilda García detalló que los delincuentes fueron agresivos pero no los golpearon y se mostró muy sorprendida por la información que manejaban en torno al monto de dinero, sin asidero en la realidad.

“No tenemos ese dinero, pagamos la obra social, los impuestos, vivimos, querían un millón que no existe, no tenemos nada de eso”, afirmó. También aclaró que los individuos en cuestión llevaban barbijos y que no alcanzó a verlos bien, sólo alcanzó a reconocer que uno de ellos era un hombre joven.

Pagliaro radicó la denuncia en la comisaría Primera y se efectuaron los peritajes de rigor en el lugar para recabar pruebas que permitan dar con los asaltantes y constatar los faltantes. Este no es el primer hecho de inseguridad que sufre la familia, sino que en otras tres oportunidades han sido víctimas de robos, pero sí es la primera vez que se encuentran en la vivienda cuando esto sucede.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

1 comentario

  • Hay que comprar armas y si se te meten en la casa para robarte tirarle un tiro en las piernas o a donde le den y listo pero siempre adentro del terreno nuestros y listo..

Deja un comentario